VERANO 2023







FIT


***
Hernán Aguirre, Lafolie8, Albert Riera Galcerán.

Es / En







FIT reúne el trabajo de Hernán Aguirre, Lafolie8 y Albert Riera Galcerán en una propuesta de obras instalativas, objeto, escultura, archivo y editorial.

La exhibición convoca al espectador a encajar en una realidad que en principio se ve templada y cotidiana, lo viste de Prada y lo empuja a desfilar. Después, todo lo otro pasa.

Las piezas que encontramos en el espacio recorren la senda que une el diseño y el arte para construir biografías a través de diferentes materialidades. Fotografías, esculturas, objetos encontrados o adquiridos, gastados por el propio uso del artista, regalos: el espíritu del archivo se encarna en todos estos contando una historia.

Un corrimiento sutil en los elementos comunes abre una puerta al surrealismo. La escena total y lejana es mágica, tierna y agradable, las obras se explican entre ellas y en un momento posterior, la cercanía habilita detalles sensibles, historias de una intimidad graciosa y conmovedora. Aparecen también revelaciones nocturnas, confesiones, debilidades, obsesiones y placeres prohibidos. El bronce bruñido eleva un destello suave en la oscuridad y asegura que todo es un recuerdo, excepto el instante que se habita.


***
















I
tautología

Hay espacios fantasmas que nunca podrían ser habitados. Lugares tangentes con elementos tangentes.
Escenas construidas con despojos, pedazos y objetos que han sido parte de otras vidas en otro momento.
Sin embargo, hay momentos en que todo cuanto observamos adquiere forma y consistencia a voluntad. Y eso que parecía ajeno se nos hace ameno, se funde y se acomoda hasta ser casa y abrigo.
Como esa ventana espectro. Como ese velo que porta signos grabados por años de sol.
Como esa tela con ese hueco que no es hueco ni lleva a otro lado. Como ese cortinaje
con
la estampa de otro cortinaje que resguarda el anverso y el reverso de un recuerdo.
Y entonces
aquella escena (antes enigmática y distante) es ahora un refugio en el que cabe el mundo.
II
contradicción

Un hombre en estado gris se acerca y observa.
Frunce el ceño, resopla y se dirige hacia una esquina.
Gira sobre sus talones hurgando en los huecos de su saco y asiente.
El hombre tose levemente para limpiar la garganta y aclarar la voz.
Extrae la mano del último bolsillo, apunta con el índice hacia una columna, avanza
un paso
y dice antes de escaparse:
“Eso que pretende ser un árbol es un cuerpo con piel ajena que esconde y escuda un anhelo. Como si la ambición fuese motivo de vergüenza. Como si pretender habitar otros reinos estuviera prohibido otra vez”.
III
contingencia

M. talla sobre una roca la última frase de una carta sin fecha. (Un vaticinio dedicado a quien sabe quién, hace quién sabe cuánto).
Una frase de seis vocablos que ha despertado en él curiosidad indescifrable y un deseo sonámbulo que no amaina y escarba con persistencia en el ojo de un tifón.
M. afirma que el mundo ha sido atravesado por palabras.
palabras como dardos
que producen llagas.

M. ha grabado una piedra con el ápice de un sable.
Eleva los ojos
y el cielo se desploma.
Alguien grita desde lejos que su sombra no es más que un filamento de su alma.


Epílogo

- Hace pocos días he descubierto esa pequeña mancha de humedad sobre mi pared.
- ah. sí. es un estanque.


Javier Soria Vázquez.
Junio 2023, Tucumán, Argentina.




INSTAGRAM                 EMAIL
© 2023 EL SIELO